Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘piratería’

Hace años cuando el tiempo libre apremiaba nuestras vidas con la posibilidad de rompernos la cabeza y elegir qué debíamos hacer, uno de los planes típicos era bajar al videoclub de la esquina para ver una película recostado en el sofá de casa. Cuando un día decidiste que porqué debías pagar por algo que salía gratis y aun podías hacer en babuchas.

Un minuto de silencio por los caidos Blockbuster

Un minuto de silencio por los caídos Blockbuster

Cuando quisiste, nostálgico, ver una película con algunos años en sus frames decidiste bajar nuevamente a la esquina. Pero el blockuster ya no estaba ahí. Los videoclubs se había convertido en una espacie en extinción. La muerte del videoclub acechaba a los cinéfilos, a los antiguos VHS, al vídeo gigante encima de los televisores. Los niños ya no salían a las calles a jugar con el balón…y le gente dejo su número del videoclub por el del ADSL. Una tradición MÁS que ha fenecido gracias a Internet. Los videoclub desaparecen a pasos agigantados en España y perdiendo su sentido. Con la aparición de los Dvds y las primeras copias piratas se producía en picado una caída sin frenos que obligó al cierre de millones de videoclubs.

En mr. Dígito podemos leer:

“El caso saltó a la palestra el 10 de marzo de 2006 cuando la filial española de la cadena de videoclubs americana Blockbuster anunció la negociación del futuro de su empresa con los empleados. Al parecer en el año 2004 los alquileres de películas generaron unas pérdidas de 5,5 millones de euros, lo que supuso un 65% más que el año anterior, y se preveía que en el 2005 la situación sería mucho peor.

Tan sólo cinco días después de la noticia se hizo público el acuerdo entre Blockbuster Vídeo España y los representantes de sus operarios, por el cual se presentó un Expediente de Regulación de Empleo que afectó a 688 empleados y supuso el cese definitivo de su actividad comercial en nuestro país, excepto en las Islas Canarias. La cadena anunció que cerraría de forma progresiva y durante los próximos meses las 86 tiendas que poseía en la Península. Con este motivo, se inició un proceso de liquidación de productos. Los últimos cierres se produjeron antes del 15 de mayo de 2006.”

¿Pero todo es por la piratería? Evidentemente no, siguen existiendo los videoclub a pesar de ser una especie en peligro de extinción en nuestro país el pasado año, sólo 60.000 de los 132 millones de películas descargadas se efectuaron de forma legal. Quizá el problema esté en las estrategia empresarial para la captación de clientes o en una falta de adaptación a los nuevos tiempos.

Buscando una alternativa viable (humildemente desde labutacaempresarial la hemos encontrado) la única posible es la de que los nuevos videoclub se digitalicen mostrando su disponibilidad en Internet y estén conformados por servidores de descargas que permitan obtener las películas. El precio se reduciría, evitaríamos tener una espacio físico expositor tan grande como el de una tienda, los formatos de Dvd e incluso se reduciría el tiempo desde su proyección en el cine al de las películas. Renovarse o morir.

Antes de terminar quería dejarle un regalito a la SGAE (Sociedad de Autores y Editores) que hace desembolsar a los minoristas propietarios de un negocio de este tipo más de 200 euros cada trimestre en concepto de tasas. Personas que también pagan sus impuestos, y que ven como los beneficios se reducen mientras ellos engrosan sus carteras. Una indecencia con firma de decreto ley. Aviso próxima vídeo encuesta ¿qué te parece el papel de la SGAE?

Anuncios

Read Full Post »

pirateria

 

La piratería es un problema que sufren las productoras de cine desde hace años. La revolución de Internet nos permite poder visionar un mayor número de películas, pero a la misma vez reducen los beneficios que obtiene la industria del cine de la venta de entradas en taquillas.

 

Pero la piratería no sólo es la causante de que los beneficios económicos disminuyan, pues desde que surgieron los video-clubs, las ventajas de poder disfrutar de una película tranquilamente en una casa, o poder detenerla en algún momento determinado, han ganado a la gran pantalla. Aunque estas empresas distribuidoras de películas han intentado por todos lo medios que las películas alquiladas no fueran copiadas por los consumidores, Internet hecha por tierra todo ese esfuerzo. La piratería es inevitable, al día siguiente del estreno de cada película ya se pueden encontrar en la red la nueva producción grabada por algún consumidor. En este aspecto habría que incluir al móvil, pues cada vez están preparados con cámaras de mayor calidad y en un tamaño muy reducido que permite que se produzca esta ilegalidad de la piratería con mayor facilidad. Desde el punto de vista económico este hecho provoca un rechazo por parte de los productores que al no obtener beneficios, pero por otro lado, tanto los video-clubs como Internet han conseguido una democratización del cine. El hecho de que el cine esté al alcance de todos permite que la cultura cinematográfica pueda obtenerla quien la desee al margen de su condición económica. Para poder solventar dicho problema, las grandes productoras intentan crear películas impactantes que se merezcan el dinero que cuesta una entrada. Con todo lo dicho no quiero quitarle razón a Ángel en cuanto a la permanencia del cine durante años, pero es evidente que en todos esos años las productoras han tenido que ir amoldando sus productos para que las personas sigan interesándose por ir a ver las películas a la gran pantalla. En muchas ocasiones, en esa búsqueda de llamar la atención del público se pierde la calidad de la obra. Sin ánimo de generalizar, antes se creaban filmes mucho mejores que los actuales y sin tanta nueva tecnología.

 

Con este post me gustaría abrir varios debates en los que todos podemos participar como consumidores de cine. Se puede reflexionar sobre si la piratería, a pesar de ser ilegal, ha resultado beneficiosa o perjudicial en nuestra sociedad, si vale más la democratización del cine o que los empresarios dedicados al cine obtengan el máximo beneficio económico posible. La otra pregunta abierta es si la calidad de las producciones decae con el aumento del fenómeno de la piratería y la disminución de los beneficios de las grandes productoras.

Read Full Post »