Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘beneficios económicos’

La información sobre cine nos llega desde muchos medios de comunicación que al fin y al cabo son empresas. Compañías que buscan unos beneficios y que, en bastantes ocasiones, ven cubierto su objetivo ofreciendo programas dedicados al cine. En radio y televisión, además de incluir en algunos programas espacios en los que se debate sobre el cine, cuentan con programas especializados en la producción cinematográfica. Hay revistas de cine, periódicos que incluyen a diario la cartelera de las taquillas, y suplementos de prensa (Babelia, suplemento semanal de El País, que más de uno lo conocerá bastante) que ofrecen también informaciones para que la sociedad conozca el mundo del cine. Pero la producción de estos programas requiere un esfuerzo, una recogida de datos, en definitiva, el trabajo de los periodistas dedicados a divulgar las creaciones cinematográficas.

Por lo general, las empresas informativas no cuentan con un centro de documentación específico sobre cine. Por ello, suelen acudir a la documentación RTVE (Radio Televisión Española) para conseguir la información que necesitan para la elaboración de sus programas. No obstante, dependiendo del tipo de cine que se trate en el programa la recogida de datos y documentación será variable. Por ejemplo, si uno se dedica al análisis de las nuevas producciones, la información la podrá recoger de los mismos creadores o de las distribuidoras. En cambio, otro dedicado al cine más antiguo, tendrá que necesitar con mayor frecuencia los archivos y los centros de documentación.

Según la obra realizada por Luis Cano y Juan Pol, “La Documentación de los Programas de Cine en Televisión”, el proceso de documentación para elaborar dichos programas se desarrolla, fundamentalmente, mediante dos fases:

  1. Recepción, búsqueda y selección de la información. Trabajo realizado por el equipo de producción, que prepararán la información para ser tratada posteriormente.
  2. Tratamiento de la información. De este paso se ocuparán el equipo de redacción, que clasificarán la información en función de la estructura del programa específico de cine.

En principio, se podría hacer una clasificación de los programas de cine en televisión entre los que se dedican a las películas actuales como el conocido programa “Cartelera”, y los que intentan que el cine de hace unas décadas no quede en un segundo plano por la imposición de las nuevas tendencias cinematográficas, como “Versión Española”, dedicado específicamente a las películas españolas producidas en los años 60 más o menos. Pero hay más programas que traten el tema, como el caso de “Días de Cine” dedicado específicamente a la crítica y a analizar los festivales de cine. “Estamos rodando” es otro programa que ofrece los making off de las nuevas películas.

RNE (Radio Nacional de España) cuenta también con varios programas de cine para que los aficionados a la radio puedan estar al día sobre las producciones, ofrecen críticas cinematográficas, analizan las producciones… éstos programas son “De película”, “De Cine”, “Cinésporas” y “En Escena”.

Y en revistas, se destacan dos fundamentalmente. La primera “Dirigido Por” que  “publica estudios de la obra de grandes directores alternando los clásicos, los modernos, entrevistas y dossier sobre temáticas determinadas. Y Fotogramas, otra fuente de referencia cinematográfica que ha ido con el paso del tiempo incorporando los nuevos soportes, desde la televisión al video, el DVD e Internet.”

 

El tema del cine, aunque se encuadre en la sección de cultura, apartado desvalorizado en los últimos tiempos, aporta información que interesa a la población y que, por tanto, aporta beneficios económicos a los medios de comunicación que, como he dicho al comienzo de este post, son empresas al fin y al cabo, empresas informativas.

Anuncios

Read Full Post »

 

A pesar de haber relacionado hasta ahora todos los comentarios sobre cine con la empresa, los beneficios, el éxito… se puede hablar de producciones que no persiguen estos objetivos, se trata del cine independiente. Es difícil dar una definición de este tipo de producciones pues influyen muchos factores para catalogar a una película de independiente. Parece que identificamos los filmes independiente cuando no aparecen actores conocimos, pero realmente no es así. La gran diferencia con el resto del cine es su comercialización, mejor dicho, su no comercialización, la escasez de conocimiento sobre este tipo de producciones excepto las personas que las buscan y saben valorar la calidad de éstas.  Lo que define realmente a una película independiente es la temática de la historia audiovisual, una temática difícil y arriesgada. La producción es barata, los costes suelen rondar los 10 millones de dólares. La forma de filmar también define al cine independiente utilizando el teleobjetivo que permite mostrar al máximo las emociones del personaje. Como se puede comprobar no hay una definición clara y exclusiva de lo que significa cine independiente, no obstante se pueden enumerar diferentes características:

 En primer lugar la situaciones en las que se encuentran los personajes, que como ya he dicho anteriormente son temáticas difíciles y extremas. Cuentan historias que nunca se atreverían a contar los grandes productores de Hollywood como sobre obsesos sexuales o pederastas.

 En cuanto a los actores, no suelen resaltar a uno en concreto siendo el protagonista principal de la película, sino que buscan una homogeneidad entre los distintos personajes. Todos los personajes tienen una historia que contar sin que uno sobresalga y el otro se quede como un rol secundario.

 La diferencia en el presupuesto es abismal. Una producción independiente no llega a los 10 millones de dólares y una película producida en un estudio ronda los 25 millones. Esto no significa que la calidad de este tipo de cine sea peor que el cine comercial, ya que no necesita tanta nueva tecnología al no incluir en sus películas la gran cantidad de efectos especiales que aparecen en las grandes producciones.

 Los escenarios suelen ser interiores, la finalidad de estas películas es llegar a un público amplio, pero selecto, que sepa apreciar lo que esta observando. Son películas progresistas en contra del sistema establecido y que incluyen también una música independiente como banda sonora.

 Un dato curioso sobre Notting Hill, una de las películas más vistas y conocidas mundialmente, es que se dice que en el comienzo de la película se la puede considerar como cine independiente, pero que a medida que va avanzando la historia “pastelosilla” se va convirtiendo en comercial.

 

Read Full Post »

En nuestro país se ha vivido, como todos sabemos por las historias que cuentan nuestros padres, durante cuarenta años un régimen dictatorial. El franquismo ha afectado a todos los ámbitos de la sociedad, y también al cine. La censura del régimen llegaba a todos los rincones de la sociedad y la industria del cine tuve que sufrir restricciones a la hora de producir películas si deseaban que apareciesen en las carteleras.

Tras la Guerra Civil, cuando todas las producciones tenían la función de evadir a la sociedad o con un fin propagandístico, llegó la dictadura, época en la que un simple beso no tenía cabida en una película. Pero la censura no actuó los cuarenta años que existió en franquismo de la misma manera, la biblioteca virtual Miguel de Cervantes distingue entre cuatro etapas en esta época sobre el cine español: “Una primera etapa puede caracterizarse como ausente de mayores problemas más allá de los inevitables reparos de carácter moral que sufría cualquier filme de la época. La segunda muestra un enfrentamiento entre las pretensiones críticas y testimoniales de Bardem y la postura represiva adoptada por la administración franquista. La tercera es la más dura puesto que a ella pertenecen los dos primeros y únicos filmes del realizador (Los inocentes y Nunca pasa nada) cuyos guiones fueron prohibidos. La última que aquí abordamos, que coincide con la llegada de José María García Escudero a la Dirección General de Cinematografía.”

Hay dos temas fundamentales por los cuales se realiza dicha censura: la política y el sexo. En cuanto al aspecto político se puede llegar a comprender que existiese dicha censura: no podían permitir que las mentes adormecidas ante la falta de libertad que estaban viviendo despertaran y se revelaran contra el régimen. Las producciones cinematográficas estaban al servicio del dictador. Durante esta época no se podía relacionar al cine con la empresa o el beneficio económico, sino como un elemento más del franquismo manipulador de la sociedad. Una vez más se demuestra la importancia y la influencia del cine en la población. Lo inexplicable es la censura en temas sexuales puesto que aunque sea respetable que el régimen se declarara como católico llegaban a unos límites irracionales. De ahí, que la sociedad se encontrara en un punto de represión extrema y tomaran el tema sexual como un auténtico tabú. Ahora, a pesar de que el Estado se declare laico, la religión que predomina en nuestra sociedad es la católica y aunque la Iglesia seguramente se alarme por las escenas más sexuales que aparecen en las películas, no por ello se prohíbe el visionado de las producciones en las salas de los cines. Pero ahí no acaba todo, también se prohibían las películas extranjeras o, en algunas ocasiones, se modificaba la versión para que fuese “apto para los españoles”.

 

 

El diciembre del año pasado se cumplió 31 años desde que el 7 de diciembre de 1977 apareciera el decreto que garantizaba la libre producción de películas sin que el hacha de la censura limitara a los productores. Lo que ahora vemos como algo lógico y normal hubo un tiempo que no lo fue.

Read Full Post »