Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘banda sonora’

¿Habéis visto el Gabinete del Doctor Caligari? Pues bien, es una de las películas mudas mejores producidas. Un film de terror que consigue, sin sonido, que el público se introduzca plenamente en la historia narrada.

 

 

 

 

Aunque relacionemos el cine mudo con la ausencia de sonido esta afirmación no es del todo cierta, pues aunque los personajes no hablaran y los escasos diálogos se introducían mediante un pequeño texto entre las escenas, si contaban con intérpretes musicales que acompañaban a la obra como una especie de banda sonora en términos actuales. Los productores de finales del siglo XIX y principios del XX se dieron cuenta de la importancia de estos acompañamientos musicales para la obtención de beneficios económicos. De ahí, que cada vez se preocuparan más por buscar a intérpretes musicales de mayor prestigio para sus producciones. Muchos de los músicos de la época se ganaban la vida gracias al trabajo que producía el cine mudo. Pues sí, el sonido también es una fuente de ingresos de dinero para los productores, tanto en el cine sonoro como en el mudo. Por ello, se fueron sucediendo una serie de inventos para mejorar la técnica. Unas máquinas especiales para darle sonido incidental (ruido) al cine mudo, aunque este fenómeno se daba sólo en las grandes salas que se encontraban en las ciudades. “Se fabricaron una variedad de instrumentos especiales para efectos sonoros que ambientaban el cine mudo, hubo innumerables experimentos con máquinas reproductoras de sonido que siguieran la imagen. Los más exitosos fueron los aparatos que servían para sincronizar un disco con la imagen. El primero de estos sistemas que tuvo una eficacia media fue el Cameráfono, otros aparatos similares fueron el Viváfono, el Electrógrafo, el Foneidógrafo, el Imagenófono, el Fonoscopio, el Cronófono Gaumont, el Cinéfono Británico y muchos otros”. A pesar de la gran cantidad de aparatos que surgieron en esta época, el que revolucionó la industria del cine mudo fue el invento por Tomás A. Edison en 1913, el malogrado Kinetófon, que permitía que el sistema pudiera reproducir la voz del hombre, pero sin acompañamiento musical sincronizado. Los altavoces se encontraban cerca al proyector o la pantalla. El problema de este invento se encontraba en la desincronización del sonido y la imagen, que una vez que ocurriera estropeaba la obra y el descontento del público aumentaba.

 

En nuestros días es indispensable una película son sonido, sin que los personajes hablen y vaya sucediendo el drama de la obra en boca de ellos. Así, el producir una película y que los espectadores la entiendan es mucho más fácil y no tienen que explotar otros elementos para su comprensión. En el cine mudo la interpretación de los actores es fundamental, la expresividad de las caras es su mayor arma. Sin querer menospreciar a los actores actuales, al disfrutar visionando el Gabinete del Doctor Caligari se puede observar la pureza y dificultad en sus representaciones.

 

En la cantidad de premios que se dan en los certámenes de cine, está muy bien considerada la técnica con la que se utiliza un sonido, dejando a un lado la parte creativa. Aún así, el sonido sigue siendo otro de los ingresos importantes cuando se produce un film, pues la comercialización con las bandas sonoras de las películas sigue a la orden del día.

 

 

 

Read Full Post »