Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Fábricas de dinero’ Category

Estos dos canales temáticos ocuparán esta entrada. Será una de las últimas veces en labutacaempresarial que nos dirigimos a nuestros lectores como alumnos de Empresa Informativa. Quiero decir, que se acaba el curso y toca examinarnos de la asignatura, así que este blog, como ejercicio académico, llega a su fin, ya informaremos de una posible reapertura.

Cinemanía

Cinemanía

Pues bien, por si alguién no sabe qué es Documanía o Cinemanía les explico que son dos canales temáticos de producción española dedicados, como no, al Cine. Lo especial de éstos es su historia: su lanzamiento suponía un verdadero hito en el panorama televisivo del momento, allá por 1993.  Con ello se ampliaba la oferta de ocio televisivo que se producía en España, hasta entonces integrada por las televisiones públicas y unas jóvenes cadenas privadas. Así, el 1 de marzo de aquel año, Cinemanía y Documanía se convertían en los dos primeros canales de televisión por satélite en lengua castellana, dirigidos a la audiencia española.

Aquellas emisiones eran promovidas por Sogecable, y gracias a la cuales se introdujo en España un nuevo concepto de Televisión: la televisión temática.

Con el tiempo, fueron surgiendo nuevos canales temáticos como Cineclassics (cine clásico), Minimax (infantil) y Sportmanía (deportes), sostenidos por CanalSatélite, pero los que mejor adaptación y más respuesta recibieron por los espectadores (traducida en número de socios del paquete de televisión) fueron Cinemanía y Documanía. Con una programación totalmente compuesta de temática sobre cine y documental,  pronto se convirtieron en los canales con mayor notoriedad de marca dentro de sus respectivos grupos temáticos.

Actualmente ambos canales se distribuyen a través de Canal Satélite Digital y de las principales redes de cable, y cuentan con más de 1.498.000 abonados en el caso de Documanía y 323.000 en el de Cinemanía, lo que supone una audiencia potencial de más de 5.240.000 y de 1.150.800, respectivamente.

Estos canales son una muestra más del tirón tan fuerte que tienen estos temas en el público. El cine sigue estando vigente y no aparenta que vaya a extinguirse. Pese a modificaciones sobre el formato de las que hablaba Lucía en un anterior post, el cine, con su capacidad comunicativa, sigue siendo una herramienta muy importante a la hora de transmitir información.

Read Full Post »

Siguiendo la idea de Ángel de explicar los papeles de los distintos cargos o funciones que ocupan determinadas personas para la elaboración de una película, en este post me gustaría destacar el papel del GUIONISTA. La definición de este trabajo es en un principio bastante sencilla: el guionista es la persona encargada de elaborar el guión de la película, narra la historia puesta en boca de los personajes. Pero, el trabajo es mucho más complicado e implica que el guionista tenga unas facultades y capacidades determinadas. El guión es importante, dan premios a “mejores guiones” de las películas y además, el que lo elabora contribuye indirectamente en los beneficios económicos que se conseguirán con la producción.

No se puede decir que haya unas pautas universales para crear un guión. De hecho, casi siempre es según las preferencias del director. Se me viene a la mente la película “2001: odisea en el espacio”, una producción destacable y que carece de un guión extenso. De hecho, creo que durante la hora y media, dos horas que tiene de duración, más o menos, el total de tiempo en el que los personajes hablan es de veinte minutos.

 

 

En la elaboración del guión, el guionista debe pensar siempre que el texto que escribe será filmado. El guión lo tiene que fusionar con las imágenes y el sonido que formarán la película. Es una parte fundamental del film, pero no es la película. Además, de estar condicionado a la producción, el guión debe estar pensado para un público como consumidor. Así, el guión debe atraer la atención del consumidor con diálogos de tensión y de intriga. En general, el guionista tiene que diferenciarse del novelista, tener en cuenta los demás elementos en la elaboración de una película.

Si he querido destacar el papel del guionista mediante este post es porque, como he dicho al principio, contribuye a los beneficios de la producción y, aunque el guión no sea la película, sin él, no habría producciones.

 

huelga guionistas

A finales del 2007 los guionistas de Hollywood hicieron huelga por considerar que no cobraban lo que se merecían. 12.000 guionistas afiliados al sindicato de guionistas de cine y televisión en Estados Unidos (WGA) paralizaron la producción de películas en esta fecha. Esta huelga afectó a la programación de Norteamérica, todas las series estadounidenses de actualidad cuentan con una de sus temporadas con escasos capítulos debido a la huelga. El cine, al contrario, no afectó demasiado, ya que en dicha fecha contaban con guiones perfectamente terminados para hacer frente a la huelga. En noviembre del 2007, el cine de Hollywood recordó y temió lo que ocurrió en 1988, la huelga que duró 22 semanas y que hizo que la industria del cine perdiera más de 500 millones de dólares.

Read Full Post »

¿Os habéis dado cuenta? Todo comenzó con el Código Da Vinci, ahora su secuela Ángeles y demonios sataniza las salas y dentro de poco se adezará con Ágora (la última película de Alejandro Amenávar – que por si alguien lo duda es mi director español favorito). Películas que han generado, están generando y apuesto que generarán una considerable venta de entradas, pero que hablan desfavorablemente en contra del cristianismo.

Fotografía del rodaje de la película Ágora

Fotografía del rodaje de la película Ágora

C´est le mode. No sabemos porque. Hace cinco años triunfaban los superhéroes (Electra, X- Men, Superman, las tres entregas de Spiderman), antes de eso hubo un ciclo de musicales (Chicago, Moulain Rouge). Quizá como dice Ángel no podamos hablar de un cine cíclico como la economía, pero sí temático. Cuando un tema escala a la cima, es el único capaz de vender. Esta semana labutacaempresarial pasó por el cine, con la impunidad de no saber que film elegir, acabé viendo el viernes el taquillazo infantil de Hanna Montana, bastante asequible, aderezado con música pop…siguiendo la moda Disney de High School Musical, y sobre todo el cántico de media sala de adolescentes que parecían estar en un concierto. El día siguiente: La sombra del poder, un thriller bastante previsible, que me dejo frita antes de los cast. Lo siento, se sabe quien es el asesino desde el tercer frame…

Así que ahora mismo para triunfar hace falta hablar de religión. ¿Por qué? Durante la época de crisis la gente se aferra más a sus creencias, es un dato estadístico, el número de personas que acuden a la iglesia o demuestra públicamente su fe es mayor en estos tiempos…Por eso ahora está de moda hablar de eso de la religión y se hacen pelís del tema. Hay que vender hasta el crucifijo que estamos en época de crisis…

Mientras me quedo con una frase de cine de Pactar con el diablo: “Te dire algo sobre Dios: es el peor casero del mundo”.
Al Pacino (Pactar con el diablo)

Read Full Post »

Llevamos muchos post dedicados a productores, Hollywood, festivales, cine en general… pero ¿qué hay del cine español como industria? Creo que no hemos hecho suficiente alusión a la producción cinematográfica autóctona.

No podemos hablar de industria del cine español sin hacer un breve paréntesis para ver un poco lo que es una “industria“. Pues, simple y llanamente, un conjunto de sectores que ayudan a la generación de un producto -llámese película- que puede ser comercializado en un mercado (o varios: cinematográfico, televisivo, etc.). Estos sectores que en conjunto forman la industria del cine son, básicamente, la producción, distribución y exhibición, de los que llevamos tiempo hablando. No obstante, hay que apuntar que estos tres sectores no se sostendrían si no fuese por todo un conjunto de empresas técnicas auxiliares sin las cuales no podría sobrevivir la industria del cine. Y es que el cine, como casi toda empresa de la índole que sea, siempre necesita de otras empresas, de otros sectores, para salir adelante.

Ya tenemos la base, ahora necesitamos los “resultados”. ¿Que porqué resultados lo escribo entre comillas? Porque es más apropiado llamarlos “efectos secundarios” que resultados o beneficios lo que genera el cine español.

Un ejemplo:

Señores, ¿oyeron hablar de que se estaba haciendo la película de Manolete? ¿La han visto? ¿Recuerdan haber comido palomitas mientras comentaban la prominente nariz de Adrien Brody? ¿No verdad? Si es que no se ha llegado a estrenar. Más de 20 millones de euros tirados a la basura. Y se hizo en 2006. Por lo visto a los americanos eso de que salga un toro sangrando no le hace gracia. De acuerdo. Pero, ¿qué pasa que no existe nadie más  allá de los americanos? Más de lo mismo.

En realidad, se parece a Manolete

En realidad, se parece a Manolete

Según el Observatorio del Cine Europeo, de las 173 películas de facturación española, 43 no llegaron a proyectarse. Por allá en el 2003 se hablaba de crisis del cine español, y parece ser que la cosa no ha cambiado mucho: en 2008 nuestras pantallas contaron con 9 millones (¡NUEVE MILLONES!) de espectadores menos que en 2007.

Un servidor piensa igual que David Trueba, el director de Two much. Si la industria cinematográfica dependiese del Ministerio de Industria y no del de Cultura, y se le tratase como a las televisiones (a las que ahora se les ha permitido fusionarse) o la telefonía, la cosa cambiaría bastante. Ya se sabe que en este país no se trata igual a la empresa que a la cultura.

Algo está fallando en España en cuanto al cine, y más vale que se arregle pronto porque entre Hollywood, Bollywood y Nollywood (de Nigeria, el segundo país que más films produce, después de la India y por encima de EE.UU.) España se está quedando en la cola poco a poco.

Read Full Post »

¿Cuántos de nosotros no nos hemos dejado influir por un rumor? En el cine la rumorología es una ciencia, muy sábia porque hace mucha caja… Según esos ecos, que nadie cree pero que por si las moscas nadie niega, Walt Disney está enterrado (congelado) en los sótanos subterráneos y secretos de su parque temático en Florida, (listo para resucirtar) Elvis no está muerto, en la película Tres solteros y un biberón hay una aparición fantasma y existen las películas malditas, como Poltergeist o El exorcista, que han generado un regero de muertes. Es como la maldición de Gran Hermano española, pero a lo grande (como todo lo que hacen los americanos).

Aquí os dejo el vídeo de Tres solteros y un biberón (a mí me da miedito y no sé en que minuto está…) parace ser que el niño donde se rodó la película se suicidó disparándose con una escopeta. Personaje y arma que aparecen en citado fotograma. He aquí la prueba:

Sin lugar a dudas, el cine satánico, por llamarlo de algún modo, obtuvo su culmen con El Exorcista, si la mitolofía tuviera una cima, esta película sería su tótem y el director del film su Dios. Nueve meses se convirtieron en un calvario para el equipo de rodaje y el reparto de actores de la película.  Los accidentes que se desencadenaron no paraban, el actor Marx Von Sydow, nada más aterrizar para iniciar el rodaje recibió la noticia de que su hermano había muerto inesperadamente, duarante el rodaje él mismo enfermó. Jack MacGoowran, también actor, que muere a manos del “demonio”, muere de una extraña gripe tras el rodaje de sus escenas. Y eso no es todo: los rollos de la película aparecieron velados sin explicación y el equipo técnico sufrió graves e inexplicables accidentes. El hijo Jason Miller, que interpreta a uno de los Padres sufrió un accidente extraño atropellado en una playa desértica, la niña poseida recibió la noticia de que su abuelo había muerto inexplicablemente , el guarda de uno de los platós fue asesinado…Tantos fueron los incidentes que el mismo director Friedkin tuvo que llamar a un sacerdote para que exortizara las instalaciones donde se realizaba el rodaje para mayor tranquilidad del equipo técnico y el reparto, que por cierto fueron bendecidos.

Sin embargo la mitad de las cosas que se dicen sobre la película corresponde a un bulo. Probablemente con un objetivo, que nos reúne para la ocasión, ¡VENDER ENTRADAS! ¿Lo dudábais? O quizá todo fuera verdad…Nunca se sabe…

¿Casualidad? El hecho es que después del bautismo del jesuita no volvió a suceder ningún incidente.  Aunque como cuenta Iker Jiménez en su libro Cine y Música malditos (ediciones edaf, 2004) el demonio quisó la rebancha y quemó la residencia de la orden jesuita donde residía el sacerdote. Todo para volver a las andadas durante la postproducción ¿Hasta donde está la verdad de todo esto? El hecho es que la película se estreno en el 73 y la expectación que había generado el rumor y “la maldición” ocupó hasta la última butaca de cine. La gente vomitaba y se desmayaba durante la película sucumbidos por el hechizo mágico del demonio, tanto que los acomodadores se quejaban de los efectos de la película en los espectadores, como si el belcebú tuviera la culpa. Según este mismo libro se llegaron a producir infartos, muertes y abortos.

Esto sí que es terror y no lo que hacen ahora…Nueva lección de cine, si van a hacer una película de terror, vendan antes todos los desastres posibles. A mí mientras escribía esta entrada se me murió el gato y me partí una uña en el teclado, véamos cuantas entradas genero…

PD: La película de Tres solteros y un biberón se rodó en un plató de televisión y parece ser que el fantasma de la escopeta no era más que un cartón de una campaña publicitaría. Todo podría corresponderse con una campaña publicitaría para promocionar la película o quizás si hubiera un fantasmita.

PD1: Si queréis más el libro de Iker está genial y cuenta muchas curiosidades.

Read Full Post »

La información sobre cine nos llega desde muchos medios de comunicación que al fin y al cabo son empresas. Compañías que buscan unos beneficios y que, en bastantes ocasiones, ven cubierto su objetivo ofreciendo programas dedicados al cine. En radio y televisión, además de incluir en algunos programas espacios en los que se debate sobre el cine, cuentan con programas especializados en la producción cinematográfica. Hay revistas de cine, periódicos que incluyen a diario la cartelera de las taquillas, y suplementos de prensa (Babelia, suplemento semanal de El País, que más de uno lo conocerá bastante) que ofrecen también informaciones para que la sociedad conozca el mundo del cine. Pero la producción de estos programas requiere un esfuerzo, una recogida de datos, en definitiva, el trabajo de los periodistas dedicados a divulgar las creaciones cinematográficas.

Por lo general, las empresas informativas no cuentan con un centro de documentación específico sobre cine. Por ello, suelen acudir a la documentación RTVE (Radio Televisión Española) para conseguir la información que necesitan para la elaboración de sus programas. No obstante, dependiendo del tipo de cine que se trate en el programa la recogida de datos y documentación será variable. Por ejemplo, si uno se dedica al análisis de las nuevas producciones, la información la podrá recoger de los mismos creadores o de las distribuidoras. En cambio, otro dedicado al cine más antiguo, tendrá que necesitar con mayor frecuencia los archivos y los centros de documentación.

Según la obra realizada por Luis Cano y Juan Pol, “La Documentación de los Programas de Cine en Televisión”, el proceso de documentación para elaborar dichos programas se desarrolla, fundamentalmente, mediante dos fases:

  1. Recepción, búsqueda y selección de la información. Trabajo realizado por el equipo de producción, que prepararán la información para ser tratada posteriormente.
  2. Tratamiento de la información. De este paso se ocuparán el equipo de redacción, que clasificarán la información en función de la estructura del programa específico de cine.

En principio, se podría hacer una clasificación de los programas de cine en televisión entre los que se dedican a las películas actuales como el conocido programa “Cartelera”, y los que intentan que el cine de hace unas décadas no quede en un segundo plano por la imposición de las nuevas tendencias cinematográficas, como “Versión Española”, dedicado específicamente a las películas españolas producidas en los años 60 más o menos. Pero hay más programas que traten el tema, como el caso de “Días de Cine” dedicado específicamente a la crítica y a analizar los festivales de cine. “Estamos rodando” es otro programa que ofrece los making off de las nuevas películas.

RNE (Radio Nacional de España) cuenta también con varios programas de cine para que los aficionados a la radio puedan estar al día sobre las producciones, ofrecen críticas cinematográficas, analizan las producciones… éstos programas son “De película”, “De Cine”, “Cinésporas” y “En Escena”.

Y en revistas, se destacan dos fundamentalmente. La primera “Dirigido Por” que  “publica estudios de la obra de grandes directores alternando los clásicos, los modernos, entrevistas y dossier sobre temáticas determinadas. Y Fotogramas, otra fuente de referencia cinematográfica que ha ido con el paso del tiempo incorporando los nuevos soportes, desde la televisión al video, el DVD e Internet.”

 

El tema del cine, aunque se encuadre en la sección de cultura, apartado desvalorizado en los últimos tiempos, aporta información que interesa a la población y que, por tanto, aporta beneficios económicos a los medios de comunicación que, como he dicho al comienzo de este post, son empresas al fin y al cabo, empresas informativas.

Read Full Post »

Bien, ya hemos dejado claro que el cine es una empresa informativa. Un ente que envía información de alguna forma. Bajo muchos canales y a muchos espectadores. Unamos esas tres características a la publicidad. Quedaría así:

Ente informativo + Muchos canales + Muchos espectadores + Publicidad = $$$$$

Uno de los fuertes de la publicidad en el cine es el aparentemente engañoso product placement (también llamado emplazamiento de producto). En esta técnica publicitaria los espectadores pasan a ser posibles consumidores de sus productos. Esta estrategia existe desde hace más de seis décadas, cuando un tal Joan Crawford bebía delante de la cámara un Jack Daniel’s Bourbon Whisky en la película Alma en suplicio de Michael Curtiz.

Dos son las formas de hacer product placement. De un modo activo, cuando los protagonistas consumen directamente el producto en escenas en las que los personajes beben placenteramente o hablan de lo reconfortante de su ingesta. De un modo pasivo la marca se cuela estratégicamente en la escenografía a modo de cartel, valla publicitaria, máquina expendedora, incluidos en la composición del plano. Estos elementos son presentados visualmente siendo percibidos de forma subliminal por parte del espectador, quien los acepta como un elemento de atrezzo que añade verosimilitud al relato. (Cine y publicidad. Francisco Perales Bazo. Ed. Fragua)

No hace falta aludir a películas míticas donde aparecen las marcas de siempre. Seguro que alguno de vosotros recordáis esa escena de vuestra película favorita donde está la botella de Coca-Cola. ¿Sabíais que esta famosa empresa la “fastidió” (por así decirlo) cuando decidió no incluir Coca-Cola en las famosas escenas de Grease? No creyó que este mítico film marcara un antes y un después en la generación del momento. Con el tiempo, intentó arreglarlo incluyendo la botella en aquellas escenas digitalmente cuando se remasterizó la obra para su venta en formato DVD.

El product placement. Otra forma más de conseguir ingresos de una empresa que busca hasta la última triquiñuela para conseguir los máximos beneficios de la nada.

Read Full Post »

Older Posts »