Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Curiosidades varias’ Category

Llevamos muchos post dedicados a productores, Hollywood, festivales, cine en general… pero ¿qué hay del cine español como industria? Creo que no hemos hecho suficiente alusión a la producción cinematográfica autóctona.

No podemos hablar de industria del cine español sin hacer un breve paréntesis para ver un poco lo que es una “industria“. Pues, simple y llanamente, un conjunto de sectores que ayudan a la generación de un producto -llámese película- que puede ser comercializado en un mercado (o varios: cinematográfico, televisivo, etc.). Estos sectores que en conjunto forman la industria del cine son, básicamente, la producción, distribución y exhibición, de los que llevamos tiempo hablando. No obstante, hay que apuntar que estos tres sectores no se sostendrían si no fuese por todo un conjunto de empresas técnicas auxiliares sin las cuales no podría sobrevivir la industria del cine. Y es que el cine, como casi toda empresa de la índole que sea, siempre necesita de otras empresas, de otros sectores, para salir adelante.

Ya tenemos la base, ahora necesitamos los “resultados”. ¿Que porqué resultados lo escribo entre comillas? Porque es más apropiado llamarlos “efectos secundarios” que resultados o beneficios lo que genera el cine español.

Un ejemplo:

Señores, ¿oyeron hablar de que se estaba haciendo la película de Manolete? ¿La han visto? ¿Recuerdan haber comido palomitas mientras comentaban la prominente nariz de Adrien Brody? ¿No verdad? Si es que no se ha llegado a estrenar. Más de 20 millones de euros tirados a la basura. Y se hizo en 2006. Por lo visto a los americanos eso de que salga un toro sangrando no le hace gracia. De acuerdo. Pero, ¿qué pasa que no existe nadie más  allá de los americanos? Más de lo mismo.

En realidad, se parece a Manolete

En realidad, se parece a Manolete

Según el Observatorio del Cine Europeo, de las 173 películas de facturación española, 43 no llegaron a proyectarse. Por allá en el 2003 se hablaba de crisis del cine español, y parece ser que la cosa no ha cambiado mucho: en 2008 nuestras pantallas contaron con 9 millones (¡NUEVE MILLONES!) de espectadores menos que en 2007.

Un servidor piensa igual que David Trueba, el director de Two much. Si la industria cinematográfica dependiese del Ministerio de Industria y no del de Cultura, y se le tratase como a las televisiones (a las que ahora se les ha permitido fusionarse) o la telefonía, la cosa cambiaría bastante. Ya se sabe que en este país no se trata igual a la empresa que a la cultura.

Algo está fallando en España en cuanto al cine, y más vale que se arregle pronto porque entre Hollywood, Bollywood y Nollywood (de Nigeria, el segundo país que más films produce, después de la India y por encima de EE.UU.) España se está quedando en la cola poco a poco.

Read Full Post »

¿Cuántos de nosotros no nos hemos dejado influir por un rumor? En el cine la rumorología es una ciencia, muy sábia porque hace mucha caja… Según esos ecos, que nadie cree pero que por si las moscas nadie niega, Walt Disney está enterrado (congelado) en los sótanos subterráneos y secretos de su parque temático en Florida, (listo para resucirtar) Elvis no está muerto, en la película Tres solteros y un biberón hay una aparición fantasma y existen las películas malditas, como Poltergeist o El exorcista, que han generado un regero de muertes. Es como la maldición de Gran Hermano española, pero a lo grande (como todo lo que hacen los americanos).

Aquí os dejo el vídeo de Tres solteros y un biberón (a mí me da miedito y no sé en que minuto está…) parace ser que el niño donde se rodó la película se suicidó disparándose con una escopeta. Personaje y arma que aparecen en citado fotograma. He aquí la prueba:

Sin lugar a dudas, el cine satánico, por llamarlo de algún modo, obtuvo su culmen con El Exorcista, si la mitolofía tuviera una cima, esta película sería su tótem y el director del film su Dios. Nueve meses se convirtieron en un calvario para el equipo de rodaje y el reparto de actores de la película.  Los accidentes que se desencadenaron no paraban, el actor Marx Von Sydow, nada más aterrizar para iniciar el rodaje recibió la noticia de que su hermano había muerto inesperadamente, duarante el rodaje él mismo enfermó. Jack MacGoowran, también actor, que muere a manos del “demonio”, muere de una extraña gripe tras el rodaje de sus escenas. Y eso no es todo: los rollos de la película aparecieron velados sin explicación y el equipo técnico sufrió graves e inexplicables accidentes. El hijo Jason Miller, que interpreta a uno de los Padres sufrió un accidente extraño atropellado en una playa desértica, la niña poseida recibió la noticia de que su abuelo había muerto inexplicablemente , el guarda de uno de los platós fue asesinado…Tantos fueron los incidentes que el mismo director Friedkin tuvo que llamar a un sacerdote para que exortizara las instalaciones donde se realizaba el rodaje para mayor tranquilidad del equipo técnico y el reparto, que por cierto fueron bendecidos.

Sin embargo la mitad de las cosas que se dicen sobre la película corresponde a un bulo. Probablemente con un objetivo, que nos reúne para la ocasión, ¡VENDER ENTRADAS! ¿Lo dudábais? O quizá todo fuera verdad…Nunca se sabe…

¿Casualidad? El hecho es que después del bautismo del jesuita no volvió a suceder ningún incidente.  Aunque como cuenta Iker Jiménez en su libro Cine y Música malditos (ediciones edaf, 2004) el demonio quisó la rebancha y quemó la residencia de la orden jesuita donde residía el sacerdote. Todo para volver a las andadas durante la postproducción ¿Hasta donde está la verdad de todo esto? El hecho es que la película se estreno en el 73 y la expectación que había generado el rumor y “la maldición” ocupó hasta la última butaca de cine. La gente vomitaba y se desmayaba durante la película sucumbidos por el hechizo mágico del demonio, tanto que los acomodadores se quejaban de los efectos de la película en los espectadores, como si el belcebú tuviera la culpa. Según este mismo libro se llegaron a producir infartos, muertes y abortos.

Esto sí que es terror y no lo que hacen ahora…Nueva lección de cine, si van a hacer una película de terror, vendan antes todos los desastres posibles. A mí mientras escribía esta entrada se me murió el gato y me partí una uña en el teclado, véamos cuantas entradas genero…

PD: La película de Tres solteros y un biberón se rodó en un plató de televisión y parece ser que el fantasma de la escopeta no era más que un cartón de una campaña publicitaría. Todo podría corresponderse con una campaña publicitaría para promocionar la película o quizás si hubiera un fantasmita.

PD1: Si queréis más el libro de Iker está genial y cuenta muchas curiosidades.

Read Full Post »

Bien, ya hemos dejado claro que el cine es una empresa informativa. Un ente que envía información de alguna forma. Bajo muchos canales y a muchos espectadores. Unamos esas tres características a la publicidad. Quedaría así:

Ente informativo + Muchos canales + Muchos espectadores + Publicidad = $$$$$

Uno de los fuertes de la publicidad en el cine es el aparentemente engañoso product placement (también llamado emplazamiento de producto). En esta técnica publicitaria los espectadores pasan a ser posibles consumidores de sus productos. Esta estrategia existe desde hace más de seis décadas, cuando un tal Joan Crawford bebía delante de la cámara un Jack Daniel’s Bourbon Whisky en la película Alma en suplicio de Michael Curtiz.

Dos son las formas de hacer product placement. De un modo activo, cuando los protagonistas consumen directamente el producto en escenas en las que los personajes beben placenteramente o hablan de lo reconfortante de su ingesta. De un modo pasivo la marca se cuela estratégicamente en la escenografía a modo de cartel, valla publicitaria, máquina expendedora, incluidos en la composición del plano. Estos elementos son presentados visualmente siendo percibidos de forma subliminal por parte del espectador, quien los acepta como un elemento de atrezzo que añade verosimilitud al relato. (Cine y publicidad. Francisco Perales Bazo. Ed. Fragua)

No hace falta aludir a películas míticas donde aparecen las marcas de siempre. Seguro que alguno de vosotros recordáis esa escena de vuestra película favorita donde está la botella de Coca-Cola. ¿Sabíais que esta famosa empresa la “fastidió” (por así decirlo) cuando decidió no incluir Coca-Cola en las famosas escenas de Grease? No creyó que este mítico film marcara un antes y un después en la generación del momento. Con el tiempo, intentó arreglarlo incluyendo la botella en aquellas escenas digitalmente cuando se remasterizó la obra para su venta en formato DVD.

El product placement. Otra forma más de conseguir ingresos de una empresa que busca hasta la última triquiñuela para conseguir los máximos beneficios de la nada.

Read Full Post »

Hace años cuando el tiempo libre apremiaba nuestras vidas con la posibilidad de rompernos la cabeza y elegir qué debíamos hacer, uno de los planes típicos era bajar al videoclub de la esquina para ver una película recostado en el sofá de casa. Cuando un día decidiste que porqué debías pagar por algo que salía gratis y aun podías hacer en babuchas.

Un minuto de silencio por los caidos Blockbuster

Un minuto de silencio por los caídos Blockbuster

Cuando quisiste, nostálgico, ver una película con algunos años en sus frames decidiste bajar nuevamente a la esquina. Pero el blockuster ya no estaba ahí. Los videoclubs se había convertido en una espacie en extinción. La muerte del videoclub acechaba a los cinéfilos, a los antiguos VHS, al vídeo gigante encima de los televisores. Los niños ya no salían a las calles a jugar con el balón…y le gente dejo su número del videoclub por el del ADSL. Una tradición MÁS que ha fenecido gracias a Internet. Los videoclub desaparecen a pasos agigantados en España y perdiendo su sentido. Con la aparición de los Dvds y las primeras copias piratas se producía en picado una caída sin frenos que obligó al cierre de millones de videoclubs.

En mr. Dígito podemos leer:

“El caso saltó a la palestra el 10 de marzo de 2006 cuando la filial española de la cadena de videoclubs americana Blockbuster anunció la negociación del futuro de su empresa con los empleados. Al parecer en el año 2004 los alquileres de películas generaron unas pérdidas de 5,5 millones de euros, lo que supuso un 65% más que el año anterior, y se preveía que en el 2005 la situación sería mucho peor.

Tan sólo cinco días después de la noticia se hizo público el acuerdo entre Blockbuster Vídeo España y los representantes de sus operarios, por el cual se presentó un Expediente de Regulación de Empleo que afectó a 688 empleados y supuso el cese definitivo de su actividad comercial en nuestro país, excepto en las Islas Canarias. La cadena anunció que cerraría de forma progresiva y durante los próximos meses las 86 tiendas que poseía en la Península. Con este motivo, se inició un proceso de liquidación de productos. Los últimos cierres se produjeron antes del 15 de mayo de 2006.”

¿Pero todo es por la piratería? Evidentemente no, siguen existiendo los videoclub a pesar de ser una especie en peligro de extinción en nuestro país el pasado año, sólo 60.000 de los 132 millones de películas descargadas se efectuaron de forma legal. Quizá el problema esté en las estrategia empresarial para la captación de clientes o en una falta de adaptación a los nuevos tiempos.

Buscando una alternativa viable (humildemente desde labutacaempresarial la hemos encontrado) la única posible es la de que los nuevos videoclub se digitalicen mostrando su disponibilidad en Internet y estén conformados por servidores de descargas que permitan obtener las películas. El precio se reduciría, evitaríamos tener una espacio físico expositor tan grande como el de una tienda, los formatos de Dvd e incluso se reduciría el tiempo desde su proyección en el cine al de las películas. Renovarse o morir.

Antes de terminar quería dejarle un regalito a la SGAE (Sociedad de Autores y Editores) que hace desembolsar a los minoristas propietarios de un negocio de este tipo más de 200 euros cada trimestre en concepto de tasas. Personas que también pagan sus impuestos, y que ven como los beneficios se reducen mientras ellos engrosan sus carteras. Una indecencia con firma de decreto ley. Aviso próxima vídeo encuesta ¿qué te parece el papel de la SGAE?

Read Full Post »

En el último post que escribí el miércoles pasado sobre la evolución en todos los sentidos del cine de animación ya lo mencionaba: Walt Disney compraba a Pixar en 2006. Ahora, le voy a dedicar esta entrada a ese acontecimiento, a esa unión entre las dos productoras más conocidas dedicadas al cine de los dibujos animados.

En un principio se unieron para producir conjuntamente una serie de películas (de cine de animación tridimensional). Ocurrió a mediados de la década de los noventa, cuando estas dos productoras formaron una sociedad para producir tres películas que seguro que todos conocemos y, la gran mayoría, las habrán visto. Éstas son: Toy Story, Buscando a Nemo y Los Increíbles.

En enero del 2006 ya habría acabado el contrato que unía a Disney y Pixar. Al terminar estos tres proyectos parecía haber acabado la relación entras las dos productoras por disputas y no llegar a un acuerdo en la repartición de los beneficios entre Steve Jobs, consejero delegado de Pixar y más conocido como el dueño de Apple, y Michael Eisner, el que era presidente de Disney en aquel momento.

Disney cambió de presidente por Robert Iger. El nuevo presidente arregló las relaciones con Pixar y tras varios encuentros con Jobs y Ed Catmull (presidente de Pixar) llegaron a un acuerdo mediante una oferta de compra que consistía en la adquisición de la empresa de animación Pixar por un valor de 7.400 millones de dólares. Además, los accionistas recibieron 2’3 acciones de Walt Disney por cada una de las acciones que tuvieran en Pixar. Esto convertía a Steve Jobs en el mayor accionista de Disney con un 7% de las acciones, valoradas en 3.500 millones de dólares, además de ocupar un puesto de directivo en la nueva empresa formada finalmente en el verano de ese mismo año, en 2006. Los demás cargos quedaron así: Ed Catmull como presidente de la nueva empresa creada entre Disney y Pixar; y Jhon Lasseter, genio de las maravillas de Pixar y vicepresidente de la empresa lo nombraron como Chief Creative Office.

Con esta unión, Disney incluyó en su compañía personas con mucho talento e imaginación para futuros proyectos que hoy vemos su fruto en películas como Cars o la nueva Up, porque para algunos expertos de cine, hace tres años la compañía estaba empezando a decaer.

A continuación una imagen de Steve Jobs, mayor accionista de la compañía y el que fue el dueño de Apple (ya que en la actualidad ha abandonado dicha empresa):

 

steve_jobs

Read Full Post »

Ha pasado mucho tiempo desde que inauguramos labutacaempresarial y todabía no hemos hablado de los orígenes de las productoras de cine…Esto no va bien. Dediquemos una breve entrada a este menester, ¿no les parece? (Conste que no me inveto lo que que aquí aparece. Un señor muy sábio llamado José Luis Sánchez ya lo hizo en Historia del Cine).

Hollywood (donde están los mandaos)

Hollywood (donde están "los mandaos")

El origen de todo lo que hay detrás de las cámaras está en Ford, el constrcutor de coches ¿cómo? Lo que leen. Hace muchos, muchos años (no tantos, porque fue en 1913) un tal Thomas H. Ince, creó unos estudios llamados Inceville. Fue un pionero al aplicar a la empresa cinematográfica el sistema de organización empresarial que puso en la práctica de la industria automovilista Henry Ford, generando lo que se llamo sistema de estudios.

El estudio está encabezado por una “jerarquía brifronte” compuesta por una cabeza directiva que desde Nueva York toma las decisiones de producción, establece presupuestos y organiza la postproducción (distribución y exhibición de la película) – estos son los que manejan el cotarro-. Y por otro lado,  los encargados en Hollywood, encargados de ejecutar las directrices dictadas por la cúpula neoyorkina – es decir, “los mandaos”-. Ellos son los encargados de rodar el film con todo el equipo de producción especializados en las diversas materias del cine (fotografía, dirección artística…) . Lo haran en estudios paralelamente a otros equipos. A poder ser siempre repitiendo la fórmula del éxito (si un actor produce taquilla, ¡desgástalo!). El actor es el capital de la empresa cinematográfico (un tal Zukor llegó a clasificar las películas en A, B y C según el sueldo que recibía el actor y su fama). Por ese motivo, se hacen contratos durante años con actores, prometiéndoles salarios fijos y un porcentaje de las películas que ruede. Vamos, un empleado cualquiera…

Para vender la película hay dos modalidades: Por lotes, es decir, te vendo esta más esta otra (es el mejor modo de colar un bodrio) o la compra a ciegas (muy similar a dejarle la tarjeta de crédito a tu hija.Nunca sabes con que volverá…) que consiste en comprar todo lo que haya hecho la productora, sin tener ni idea de su éxito o rentabilidad. En la actualidad, los estudios han aprendido la lección y tienen su propia red de distribución. O lo que es lo mismo, se aseguran ingresos.

Y así funcionan hasta hoy los estudios de cine.


Read Full Post »

¡Cómo han cambiado los dibujos animados de la década de los 80 o los 90 hasta ahora! Todos tenemos esa percepción del cine de dibujos animados, se ha pasado de la princesa del cuento de hadas salvada de la malvada bruja por su príncipe azul a historias con más humor como Shrek.

Pues bien, Disney-Pixar (unidos desde que en 2006 Disney comprara a Pixar, después de que Disney lograra el monopolio de los dibujos animados con célebres películas como “Buscando a Nemo”) nos sorprende una vez más con otra historia de dibujos animados con “Up” con un abuelo de casi ochenta años como protagonista. Que esta película esté en las pantallas ha costado 132 millones de euros y que, como aporta la información sobre la noticia del periódico gratuito ADN, es la misma cantidad que se gastó en producir “Star Trek 2009” incluyendo el sueldo de los actores que protagonizaron dicha película. A pesar de la prometedora película, desde que se saben los detalles de ella las acciones de Disney-Pixar están bajando, quizá por la crisis y el auge de Internet como medio para poder ver las últimas producciones por la red (como ya se ha comentado en post anteriores). Por ello, las previsiones sobre los beneficios obtenidos de la venta en taquilla son un tanto desesperantes.

 

 

 

 

La evolución de los dibujos animados es visible en muchos aspectos. Antes, las producciones eran de peor calidad y todavía no se había avanzado tanto en el nuevo mundo de la tecnología que consigue que los personajes creados por los ordenadores parezcan actores reales. Los temas sobre los que tratarán las producciones también han cambiado. De una bonita historia de amor entre un príncipe y una doncella se ha pasado a animales parlantes que viven todo tipo de aventuras o a superhéroes patosos y con gran humor. Estos cambios en el cine animado han hecho que el público interesado por ver estas películas se amplía, llegando no sólo a los más pequeños sino también a los mayores. Antes, los únicos adultos que se veían en las salas de cine viendo este tipo de películas eran los padres obligados a acompañar a sus hijos, ahora todo ha cambiado. Eso afecta directamente al beneficio económico de las productoras, por supuesto aumentándolo, que es en definitiva lo que siempre persiguen.

Las producciones animadas abren Festivales de Cines como la película de Australia “Mary and Max” en el Festival de Sundance y como lo hará la nueva promesa “Up” en la 62 edición del Festival de Cannes.

 

cenicienta

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »